REGRESO A SATÉLITE EUROPA

¡Comparte!

    En esta entrada para La Generación del Atardecer Presenta, Daniel Pommers narra una breve conversación entre dos prisioneros.

    La Guerra Escondida eliminó las fronteras entre los ejércitos y sus contrarios.

    HMS Invicible Blowing Up at Jutland

     

    Breve conversación de prisioneros

    Ante la posibilidad de escapar para volver a la calma de los refugios en Satélite Europa y habiéndome subido ya en el transbordador localizo un asiento libre, lo ocupo, cierro mis ojos y reclino el asiento, finalmente (luego de pasar dos semanas en un centro de detención), puedo sentir el agotamiento ocasionado por el maltrato que experimenté durante el tiempo en prisión pero, ahora que la opción de dormir es una emoción real, no puedo rendirme al sueño; tal vez si me concentro en la vibración de los motores puede ser que permanezca despierto pues debo estar alerta durante todo el viaje. La nave alza vuelo, la veo distanciarse lentamente del terminal; así comienza el recorrido; sé que el tiempo de desplazamiento desde aquí hasta Europa durará una hora aproximadamente.

    Lo único que me viene a la mente en este momento es Sesis, uno de los prisioneros. No quiso acompañarme pues, según él, al haber estado más de dos meses encarcelado, sufría demasiados dolores como para moverse, esto debido a una enfermedad que debilitaba los huesos rápidamente y que había sido propagada en el centro de detención con tal de eliminar a ciertos prisioneros. La verdad es que, en todo momento, Sesis me mantuvo distraído narrándome historias sobre cómo se ganaba la vida en Berutz, en su planeta de origen. Me contó que Berutz era uno de los pocos planetas libres de hábitat costero; cada vez que mencionaba el océano rojo donde se había hecho experto en navegación, lo veía sonriendo, en especial, cuando recordaba el ritual de las ofrendas de pescado.

    Según él, el pez más delicioso de Berutz era el Tic: Hay que cocinarlo al carbón durante tres horas pero, desde el primer mordisco uno entiende la buena reputación que le precede; aunque todos recibimos una porción detallada del filete, la salsa conglomerada y el caldo de Tic se regala a más familias porque la reserva del producto es abundante. No hay quién se niegue a recibir la ofrenda, todos quieren comer más pescado; y es que somos felices cuando comemos Tic, ¿me entiendes amigo? Las familias optan por amanecerse hasta que les toca el turno para recibir otro pedazo de Tic. La espera es bien recompensada. Pero si alguien se desboca por el sabor y pretende engañar al cocinero para obtener más filete, si alguien quiere comer más de lo asignado, es castigado por infamia, de inmediato queda excluido de asistir a la próxima celebración.

    Al principio me pareció que Sesis no tenía mucha experiencia en navegación pero a los pocos días de conocernos me mostró su cuaderno, lo había escondido entre el cinc y el suelo de nuestra celda, lo examiné, las entradas en su bitácora confirmaron cada una de sus historias. No hay dudas de que el cuaderno de un marinero es la mejor prueba de las guerras que ha vivido en el océano. Durante las madrugadas, Sesis me permitía ojear su cuaderno; revisé las entradas que correspondían al tramo entre Berutz y Caló Caló, donde se detallaba la velocidad de su navegación; esto me hizo pensar en las veces que nuestra flota se había aventurado por las mismas aguas. Sesis también había navegado aquel mar atestado de monstruos. Sin embargo, no iba a confesarle a Sesis que durante la mayoría de los combates en su planeta, nosotros, un grupo selecto de Satélite Europa, formamos parte de los escuadrones de Control Poblacional que lucharon contra sus aliados, los nativos de la costa sur en Cahnaps. Habíamos ocupado toda la región, los manteníamos en crisis utilizando estrategias y saboteando la organización disidente.

    The Great Red Dragon and The Beast from The Sea -William Blake

    The Great Red Dragon and The Beast from The Sea, William Blake

     

    Pocos líderes fuera del círculo militar de Europa tenían conocimiento de esto. Estábamos a cargo de recopilar la inteligencia esencial para que los ejércitos llevaran a cabo operativos de ataque en la zona. Nosotros controlamos el régimen de exportación entre Berutz y Cahnaps por muchos años, este orden funcionó a la perfección hasta el momento en que los ejércitos oficialistas perdieron el control de la región central de Cahnaps. No obstante, Sesis y los líderes de las resistencias nunca han podido identificar cuáles son los enemigos que, todavía hoy, continúan en combate persiguiendo y eliminándolos.

    Nosotros, Los Nueve, somos los últimos soldados de la Guerra Escondida, fuimos comisionados en espionaje desde el primer día de nuestra misión; trabajamos solos con el objetivo de encontrar la mayor cantidad de enemigos activos. Siempre recordaré la última vez que vi a Sesis con vida, me dio un apretón de manos despidiéndose:

    Buena suerte, amigo, que llegues rápido a tu hogar.

    Gracias Sesis.

    Antes de irte, dime, ¿cuál es tu nombre?

    Mi nombre es BurailliVients Ens Toit.

    Disculpa pero no entendí el. . .

    Me llamo Bur, dije interrumpiéndolo, Bur, esa es la manera más sencilla de pronunciar mi nombre.

    Imagen de previsualización de YouTube
    ¡Comparte!

      Tags: , , , , , , , , ,

      Autor de la entrada

      Esta entrada fue escrita por quien ha escrito 39 entradas en Frecuencias Alternas.

      Daniel Pommers (Ceiba, 1985). Estudió bachillerato en Sociología en la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras y en el Programa de Maestría en Creación Literaria de la Universidad del Sagrado Corazón en Santurce. Es autor del libro El esqueleto presenta (Ríos Piedras. Editorial Bacanal, 2009) y Que así sea: Poemas 2005-2011 (Trujillo Alto. Gato Malo Editores, 2013); asimismo, ha colaborado en revistas y periódicos nacionales como la Revista Bacanal (varios volúmenes), La Polis, Hotel Abismo (volumen #6), Periódico El Rehén, TeknoKultura, Letras Salvajes, Revista Digital Voces Subversivas a la vez que continúa su labor cultural en chocarreras.blogspot.com publicando relatos, poemas, crónicas y ensayos. Actualmente forma parte de Generación del Atardecer Presenta y es presidente de la editorial puertorriqueña e independiente Gato Malo Editores.